Auténticas y Expresivas: Aprender a decir NO para luego decir SI

¡Hola musa!
En nuestra búsqueda por ser más auténticas y expresivas, algo esencial para ir desarrollando y fortaleciendo es aprender a decir que No. ¿Porqué? Precisamente, nos dicen que lo socialmente aceptable – y más aún para las mujeres -es decirle SI a todo, el sonreír siempre, el ser amable…el dar y dar. 

Tenemos esa imagen en nuestra cultura de la Madre abnegada, que se sacrifica para los demás. Y así nos criaron a muchas de nosotras. 

Sin embargo, ¿donde estamos nosotras? ¿Dónde y en qué momentos permitimos brillar nuestra Esencia verdadera? Si no la expresamos, vamos a seguirnos ocultando tras las convenciones y las creencias de lo que es ser Madre, mujer, amiga, hermana.

Parte del ejercicio que hemos venido hablando este mes, es la importancia de primero aclarar nuestras intenciones, nuestras energías y nuestras esencias.Y desde ahí, desde esa claridad interior, empezar a expresar eso que somos. Necesariamente el ejercicio viene con expresar también, lo que NO somos.

Y esto es muy importante. Aprender a decirle SI a lo que realmente se alinea con nuestra esencia; y necesariamente también a decirle NO a lo que ya no resuena tanto con nosotras. Si lo hacemos con respeto y amor hacia nosotras mismas y a los demás, poco a poco iremos aclarando cual es nuestro campo energético, y qué es lo que deseamos crear y cultivar.

Este ejercicio a veces se puede prestar para situaciones incómodas, o para discusiones con personas cercanas que siempre asumieron que haríamos algo por ellos, o que nos encargaríamos de organizar, dar, nutrir, etc.

Pero para poder manifestar la realidad que sentimos mas cerca de nuestra esencia, y más auténtica, debemos aprender a decir No. Y esto es algo que yo siempre he necesitado hacer, porque naturalmente soy alguien que ha sido entusiasta y responsable, y he dicho demasiadas veces que Si a algo, para luego darme cuenta que No va conmigo, o que no puedo cumplir. ¡Yo sigo aprendiendo a hacer esto!

Pero poco a poco, ahí voy haciéndolo, y me debo recordar de vez en cuando, ser consciente del tema. Me doy cuenta que cuando decimos No a algo, o cerramos una puerta, y seguimos aclarando y manifestando nuestra intención de lo que deseamos transformar y sostener, ese ejercicio nos atraerá a personas, circunstancias y oportunidades que resuenan aún más con eso que somos. Y se abre espacio para lo nuevo que deseamos atraer a nuestras vidas.
Entonces el movimiento de energía es primero aclarar la intención, y luego manifestar lo que deseamos, escogiendo las personas, responsabilidades, relaciones y experiencias que deseamos cultivar.

·¿Trato en exceso de complacer a los demás por ser la niña juiciosa y responsable?
 
·¿A veces le digoSIa demasiadas cosas, y luego me encuentro haciendo malabares para cumplir con todo lo que me comprometo, o a dejando caer ciertos compromisos?
 
·Soy clara en expresarme cuando siento que no deseo hacer tal cosa o pertenecer a tal grupo…
 
·¿Saco tiempo regularmente para cultivar mis prioridades en la vida?
 
·¿Tengo claras mis intenciones, mis sueños y visiones de mi vida?
Si no tienes claras tus ideas de lo que quieres sembrar en tu vida, te invito a que nos acompañes al taller Re Visión de Vida el 2 y 3 de febrero. Será una oportunidad única de aclarar tus intenciones, ver qué es lo que quieres sembrar que se más auténtico y alineado contigo, y empezar a manifestar una vida más Auténtica y Expresiva.
Un abrazo, 
Alejandra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *