La creatividad nace del caos previo al saber

Quiero hablarte de ese espacio caótico y oscuro del cual nace la creatividad. Me lo imagino como debió ser el espacio-tiempo antes del Big Bang. O también como la sopa cuántica de la cual surgieron los primeros seres vivos de nuestro planeta que fueron las cianobacterias, nuestros primeros antepasados.

Y si te detienes a pensar en el Universo y lo inestable y caótico que es, con estrellas naciendo, quemándose y luego volviéndose supernovas, estallando a millones de años luz de nosotros…cuando entiendes que hay hoyos negros donde ni la gravedad ni el tiempo existen como las conocemos, cuando ves que planetas han nacido y han muerto, sin tener siquiera una atmósfera para soportar la vida…puedes entender que vivimos en un Planeta relativamente… estable.

Y cuando ves que tu planeta y hogar te han dado el calor del sol, plantas y animales para consumir, y aire para respirar, mientras vas viajando a miles de kilómetros por hora por entre el espacio, y que tu vida es un instante apacible dentro del caos del Universo…empiezas a conectar con gratitud con el milagro que eres tú, y que es tu vida. Y lo estable y cómoda que es.

Y así, como la chispa del Big Bang, como la explosión de ese planeta contra la Tierra que ocasionó que se pudiera formar de la forma sostenedora de vida que luego adquirió, son momentos de explosión creativa. Del caos y de la colisión, nacieron nuevas Cosas. Épicas. Especies enteras. Del dinosaurio al mamífero, del mamífero al humano. Venecia. Paris. Bogotá. Lugares, formas de vida, recetas, moda, colegios e instituciones, familias y formas de organizarnos y amarnos.

Y así nos ha pasado como seres humanos, viviendo de cataclismo en cataclismo, de guerra en guerra, nación en nación, migraciones, esclavitud. Y ha sido en esos momentos que más se movían las cosas, que llegaron las invenciones e innovaciones más importantes y significativas… la música, el jazz, la electricidad, la penicilina.

¿Entonces me pregunto, por qué nos da tanto miedo el caos? ¿Por qué nos enseñan que el cambio es peligroso, costoso? Claro, no desconozco las guerras y el caos que hemos vivido como especie. Sin embargo, las condiciones de la vida misma son estables. La gravedad nunca deja de actuar de repente, ni hay dragones enormes volando por ahí listos para raptarnos.
nos da miedo el cambio. Aún sabiendo y sintiendo que el cambio es bueno para la transformación, que en las estaciones mismas hay momentos de siembra, de cosecha y luego de muerte para renacer, nos empeñamos en vivir vidas estables y lineales, insistimos en no tener que vivir en caos, en no querer “perder”.

Creo que ese miedo a los cambios y al caos, juntado con la presión que hay en nuestra sociedad de solucionar rápido y eficientemente las cosas, ahoga vastas posibilidades de generar nuevas ideas, de fomentar la creatividad e innovación que están ahí latentes en nosotros.

Algo leí hace poco acerca de las condiciones en las cuales florecen la creatividad. Y en un articulo que recorría los estudios y espacios de trabajo de grandes artistas, mostraba que el desorden era una característica común de las mentes creativas. No se pueda generalizar esto (conozco también a personas muy creativas que son muy ordenadas) pero me hace pensar que hay algo en el desorden, la no estructura, el no saber, el momento caótico antes de la chispa, que se debe cultivar y permitir para que florezcan nuevas ideas. 

Incluso el famoso bloqueo de muchos artistas, escritores, y demás, es también el momento previo a la gran idea, a la gran inspiración. Hay un caos y un bloqueo mental, que son momentos muy incómodos para una persona creativa…y de repente, llega…la idea, el flash de la intuición. La solución.

Entonces, para que florezca la creatividad, en vez de cultivar la sensación que lo sabemos todo, que no necesitamos crear nada nuevo y que debemos resolver rápido

Te invito a empezar a cultivar la sensación de que NO lo sabes todo, y que estás abierta a ver nuevas posibilidades.

Esto aplica para todas las áreas de tu vida, desde una receta hasta un problema en el trabajo. Como seres humanos, tenemos una capacidad increíble de solucionar problemas y de inventar formas nuevas de hacer las cosas.

Las mujeres tenemos una manera especial de crear…desde nuestra energía. Si usamos nuestra energía femenina, creamos menos desde el hacer y más desde el ser y gestar.

Para cultivar esta energía, primero debemos aprender a abrazar los cambios y el caos. Segundo, abrir nuestras mentes y nuestros corazones, permitir que las ideas maduren y se gesten en nosotras o a través de nosotras. 

Y sentir las cosas, conectar con la fuerza de cada idea nueva, permitir en vez de controlar, soltar y fluir con la idea en vez de planearla y estructurarla.

Claro, luego podremos usar más nuestra energía masculina cuando veamos que es el momento de materializar y darle mas forma a la idea. Sin embargo, crear viene de otra energía distinta, viene del Universo mismo, de ese Big Bang y de esas estrellas…viene de todas las ideas y la conciencia colectiva pasada, presente y futura. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *